Ser PAS (persona altamente sensible): Una forma de estar en el mundo

“Ser nosotros mismos hace que acabemos exilados por muchos otros. Sin embargo, cumplir con lo que otros quieren nos causa exiliarnos de nosotros mismos»

Clarissa Pinkola Estés

¿Qué es?

La alta sensibilidad es un rasgo de la personalidad que ha sido ampliamente estudiado por la doctora e investigadora en psicología Elaine N. Aron desde los años 90. Se trata de personas (*a partir de ahora PAS) que perciben el mundo de forma más sutil, ya que sus sistemas nerviosos son más sensibles al procesamiento de la realidad. 

Me hace mucha ilusión poder hablaros en un artículo sobre este tema ya que me reconozco PAS y me apasiona poder ayudar a otras personas que también lo sean a comprender y a recorrer este bonito camino hacia su sensibilidad.

Personas Altamente Sensibles

Características

Ser PAS implica verse reconocida en los siguientes cuatro puntos:

  1. Profundidad en el procesamiento. Este punto hace referencia a una tendencia hacia el análisis y la búsqueda hacia lo profundo en la forma de pensar. Muchas veces supone dedicar mucho tiempo a procesar las situaciones que ocurren. Ante cualquier situación se tienen en cuenta los detalles, se hacen comparaciones, se observan los matices.
  2. Empatía y emocionalidad. Las PAS, entienden y comprenden con mayor facilidad los sentimientos de los demás, hay más actividad en las neuronas espejo que son las que activan a partir de la acción de la otra persona. Además las emociones propias se suelen sentir con más intensidad. 
  3. Sensibilidad hacia las sutilezas. Los sentidos están amplificados, con lo cual se perciben las pequeñas cosas antes que las demás personas. Olores, sabores, cambios en el entorno, texturas o sonidos son captados a intensidades que pueden ser imperceptibles para un no PAS.
  4. Sobreestimulación. Debido a lo anteriormente mencionado las PAS pueden verse sobreactivadas en situaciones donde se perciban demasiados elementos estimulantes. Un ejemplo puede ser que después de un rato en un centro comercial o en un restaurante ruidoso nos sintamos cansadas y saturadas.

Algunas cosas más a tener en cuenta

  1. El rasgo es normal, no se refiere a nada patológico, negativo o susceptible de cambio. Según los estudios las PAS constituyen un 20% de la población, es por ello que al ser minoría y al estar en una sociedad que refuerza valores contrarios a la sensibilidad, muchas veces se vive como una rareza o algo que está mal.
  2. Es genético, normalmente alguno de los padres o abuelxs también es PAS. Se ha descubierto en varias especies animales y hace referencia a una estrategia de supervivencia basada en pensar antes de actuar.
  3. A veces se confunde con la introversión. Es cierto que la mayoría de los PAS son introvertidos (se habla de un 30% de extrovertidos), pero el rasgo va más allá de este aspecto.
  4. La sensibilidad es valorada de forma diferente según la cultura dominante. En la sociedad hispana, tradicionalmente la sensibilidad es vista como una debilidad y algo que ha de ser evitado y disimulado a toda costa. En cambio, en culturas orientales parece ser que es un rasgo valorado y apreciado en las personas. 
  5. Descubrirse PAS tiene como fin un mayor autoconocimiento y por lo tanto un reconocimiento de cuáles son nuestras necesidades para así poder atenderlas y no ir en contra de ellas. Cada ser humano es único, por lo que no se pretende que sea una etiqueta unificadora en la que se pierda la esencia individual. Conocer este rasgo nos da una serie de información que nos sirve para seguir caminando hacia el encuentro de nuestro centro.
  6. Las PAS son personas observadoras, apreciativas, intuitivas, reflexivas y creativas, características que, una vez que las reconocemos, nos abren muchas posibilidades y disfrute.
Personas Altamente Sensibles

Comprendiendo la sensibilidad con la sociedad y la experiencia vital

Como vemos este rasgo no tiene nada de negativo, es una forma de ser en este mundo. Pero no podemos obviar el peso de la sociedad y de las vivencias personales. Estos dos puntos pueden hacer una gran diferencia entre dos PAS. Por un lado, vivimos en un ambiente que nos manda mensajes continuamente de velocidad, fuerza insensible, ritmos acelerados, competición, individualismo, elementos que no ayudan a ninguna persona y mucho menos a una PAS. Por otro lado, podemos haber vivido en una familia que ha comprendido y alentado nuestra forma de ser y esto favorecerá una buena relación con la sensibilidad. O por el contrario nos han podido decir que somos muy intensos o especiales, o demasiado llorones, o le damos muchas vueltas a las cosas… y esto nos ha hecho creer que hay algo malo en nosotrxs y que hay que cambiar. También hay una influencia respecto al género, ya que las ideas preconcebidas harán que haya una mayor permisividad hacia expresar la sensibilidad en las mujeres que en los hombres.

Si nuestras circunstancias no han favorecido el rasgo podemos haber mantenido un estado de estrés durante mucho tiempo que a veces puede facilitar situaciones de ansiedad o depresión. No es que tengamos más tendencia a estos estados anímicos, sino que ante un rechazo continuado estas son las respuestas adaptativas. Si llegamos a estos puntos es un buen momento para considerar hacer un acompañamiento terapéutico que promueva la comprensión, reconciliación y revisión de la propia historia desde la lente sensible y respetuosa.

Aquí me gustaría añadir una reflexión personal. En un mundo cada vez más enfermo debido al estilo de vida destructivo de la mayor parte de la humanidad, el problema no es ser sensible, es todo lo contrario. No es que seamos más delicados, sino que percibimos con antelación las consecuencias negativas de la hiperproductividad y el consumo desmesurado. El modelo de vida imperante es negativo para todos los seres humanos, pero las PAS lo notan antes. Conectar con nuestra sensibilidad es un reto, es caminar hacia nuestra fuerza y descubrir la aventura de vivir y desde ahí contribuir hacia la reparación de nuestro mundo.

Si después de leer este artículo te sientes reconocidx puedes responder al cuestionario propuesto por Elaine N. Aron. en su libro “El don de la sensibilidad” como herramienta inicial en el descubrimiento de ser PAS (te lo dejo al final del artículo). Y si estás pensando en sumergirte en el mar del autoconocimiento y te resuena lo que escribo, estaré encantada de atenderte desde mi sensibilidad a la tuya. Un abrazo.

-Recursos

Aquí te dejo algunos enlaces interesantes para comenzar a aprender e investigar en el mundo PAS, espero que los disfrutes. Cualquier cosa que me quieras comentar, me puedes escribir, estaré encantada de leerte.

-Artículo de El País que contiene el cuestionario de E.N.Aron

Libro de Elaine N. Aron- El don de la sensibilidad

-Podcast sensiblemente

-Video ilustrado sobre ser PAS.

-Programa RTVE- Sensibilidad al trasluz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *